Un regalo de boda muy especial

Con mucha penita porque a la boda no podía asistir, quería tener un detalle especial con los novios, que además de encantadores, son dueños y amantes de dos perritas preciosas. 

En el proceso colaboraron el buen tiempo, que me permitió seguir trabajando al aire libre en estas fechas, y por supuesto Pancho!

Fué todo un acierto, el estilo se adaptaba perfectamente al diseño de su casa

y además a las perritas les encantaron sus casas nuevas!